Hitos de nuestra historia
Al año siguiente se sumó a la iniciativa el Alto Las Condes, con lo cual las tiendas de este centro comercial y las de Parque Arauco entraron en competencia. Viendo el éxito del proyecto, los ejecutivos del Alto Las Condes se interesaron de manera especial y pensaron realizar una exposición de un gran pesebre. Vittorio di Girolamo ofreció a la Fundación Los Aromos hacer una maqueta de esta representación.
Francisca hizo un viaje a Nueva York a ver a su madre, quien se entusiasmó con la idea y regaló las figuras, que fueron compradas en Italia y viajaron en barco a Chile desde ese país. A la inauguración de la muestra de este gran pesebre de más de 300 figuras asistieron el nuncio apostólico de entonces, monseñor Pierio Biggio, y el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, además de muchos invitados y público que paseaba por el mall.
Así el conjunto de actividades relacionadas con los pesebres, con lo que la Fundación fue pionera en el país, fue lo más vistoso que realizó en los años noventa. Paralelamente, la Fundación Los Aromos de Santiago continuó trabajando en la organización de conferencias y cursos y en la gestión de un club para niñas, donde se les ofrecía clases de teatro, canto, artesanía y cocina, además de formación humana y espiritual.

Julita Menéndez, Francisca Lyon y Mariana Zúñiga, miembros del primer directorio de la Fundación Los Aromos de Santiago, cuentan que la institución comenzó a funcionar en Colón 3296. En ese domicilio les prestaban una pieza para el desarrollo de las actividades de la Fundación. Más adelante, para tener un lugar propio donde trabajar, se arrendó una casa en calle Llewelyn Jones al llegar a Eliodoro Yánez. La Fundación organizaba charlas de actualidad, cursos de orientación familiar para padres y una serie de clases y talleres en un club de niñas.

Nuestras fundadoras recuerdan como un hito de la historia de la Fundación la convocatoria a un concurso de pesebres. Una amiga había visto en España un concurso de pesebres vivos, por lo que llegando a Chile las animó a replicar la idea. Ellas adaptaron el concepto y decidieron organizar un concurso de pesebres en las casas. Cada familia participante armaba su representación del Nacimiento de Jesús y luego Mariana o Francisca se dirigía a esa casa a sacarle fotos. Lo que parecía que iba a ser un concurso familiar, comenzó a tomar vuelo. El Parque Arauco quiso concursar con su propio pesebre y se ofreció a promocionarlo: comenzaron a aparecer afiches en las calles y anuncios en el diario. Finalmente, las fotos de los pesebres fueron expuestas en Casas de Lo Matta en una gran carpa.

 
Fundación Los Aromos de Santiago, Espoz 5606, Vitacura, Santiago (Chile) - contacto@fundacionlosaromos.cl - Copyright